lunes, 30 de diciembre de 2013

CAPITULO DÉCIMO SEGUNDO

Recordatorio de siempre: los pensamientos son < > , las frases en voz alta << >> , y la escena del flashback * * .



TRIUNFOS Y FRACASOS


“Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que torna la vida interesante” 

Paulo Coelho

<<¡¡¡NO ME IMPORTA LO QUE DIGAS!!! YA NO ME IMPORTA ¿ENTIENDES? , ¡SE TERMINÓ! , ¡SE ACABO! >> Violet escupe las palabras con rabia a la pantalla de su portátil, del otro lado de esta se puede observar el rostro pálido de un chico con ojos oscuros y el cabello negro atado hacia atrás con una cola de caballo. <<¡¡¿ESTO ES  LO QUE QUIERES?!! ¡BIEN! PERO TÚ LO QUISISTE ASI, LUEGO NO VENGAS CON EL CUENTO QUE TODO FUE MI CULPA, TÚ Y TU ESTÚPIDO  DESEO DE CONTROLARLO TODO. ADIOS >> William dice su última palabra y corta la video llamada. Solo se escucha el sonido hueco del vacío en la habitación. Violet se sienta en la cama sin saber qué hacer, no tiene ganas de llorar ni de gritar. Apaga su móvil y se recuesta en la almohada…<se acabó>, se repite una y otra vez mentalmente, como si no lo creyera aún.

El semestre está ya muy avanzado, los parciales finales se acercan creando en la mayoría de los estudiantes una creciente preocupación. En el caso de Violet el “estrés” siempre le juega malas pasadas, cuando aparece también trae consigo problemas de todo tipo, < ¡como si no fuera suficiente con tener que preocuparme por mi abuelo!... No, claro que no, William siempre pone su granito de arena, y hace que me sienta peor… ¡Pero esto fue su culpa, el me oculto todo y ahora resulta que yo soy la mala! > piensa recostada en su cama. Es sábado por la tarde y quedo de verse con Blanca para ir a la ciudad y comprar los regalos de navidad para sus familias, también invitaron a Luna y a Frank pero la primera les dijo que tenía mucho trabajo ahora que era ayudante del maestro, ella y ese chico con rasgos asiáticos… < Creo que se llama Hiroki, pasan mucho tiempo juntos, sinceramente no creo que el chico busque solo amistad… pero espero que  Luna no esté pensando en corresponderle, los noviazgos solo traen dolores de cabeza…que William espere sentado si piensa que lo llamaré >. Violet sabe que aunque salga con sus amigas y se distraiga en otras actividades no podrá sacarse de la cabeza la discusión con su novio, últimamente las discusiones se han vuelto muy comunes en su relación, comienza a creer que las relaciones a distancia realmente no funcionan.

Se levanta de la cama y se dirige al baño para lavarse la cara, luego se maquilla y se dispone a salir de su habitación hacia la entrada de la facultad en donde ya debería estar Blanca esperándola.

Al llegar al lugar no hay muchas personas caminando por los alrededores, imagina que todos deben estar haciendo compras de navidad. Sube el cierre de su chaqueta hasta su barbilla porque el viento sopla con intensidad y mira a ambos lados pero nadie aparece, recuerda que su celular está apagado y no tiene intenciones de encenderlo bajo ninguna circunstancia, pero luego se da cuenta que también podría recibir llamada de su madre para infórmale sobre la salud de su abuelo; presiona el botón para encender su celular y mira la hora, < 15 minutos tarde y ni Blanca, ni Frank a la vista… es perfecto, es uno de mis días favoritos > piensa con sarcasmo mientras se sienta en una banca a esperar.

La soledad y el silencio hacen que su mente vuele de nuevo a Canadá, piensa en sus hermanos menores y la cara de felicidad cuando vean los regalos bajo el árbol, sonríe pero momentáneamente, su sonrisa se apaga poco a poco… < el abuelo>, sus abuelos viven en su casa pues están bastante ancianos para vivir solos y su madre es la hija menor, incluso en sus memorias más antiguas aparecen sus abuelos, siempre alegres con una  mirada bondadosa y una palabra de cariño, los quiere a ambos pero tiene una relación especial con su abuelo. Fue el quien la consolaba siempre que su padre se iba de viaje, y cuando finalmente se separó de su madre fue el quien le regalo aquel primer cachorrito y le dijo que lo cuidarían entre los dos. En muchos sentidos fue un padre para ella, siempre fuerte… y ahora tan débil, había sufrido una caída unos meses atrás,  eso le conllevo a una fractura de cadera que lo había inmovilizado.

Su atención busca centrarse solamente en uno de sus problemas, pero no lo logra, pasaba con brusquedad de su abuelo a las asignaturas que se le hacían difíciles  y no quiere reprobar, y luego a William. William que es su pilar, el que se mantenía cuando todo lo demás parecía tambalear… aún recuerda la forma graciosa en que lo conoció, lo nervioso que él estaba en su primera conversación y como le pidió un beso segundos antes de pedirle que fuera su novia. Los problemas que habían afrontado juntos y los momentos románticos que jamás podría olvidar… pero todo eso ahora no importaba, porque él había decidido mentirle, Violet se pregunta si no estará exagerando… pero las últimas palabras que él pronuncio resuenan como eco < “TÚ Y TU ESTÚPIDO  DESEO DE CONTROLARLO TODO” >. Eso es lo que realmente pensaba, y no se escuchó como algo del momento, si no como algo que pensaba desde hace mucho pero no le había dicho. Entonces tiene ganas de llorar, pero no permite que eso pase, respira profundo y suelta el aire justo en el momento en que Frank llega. Sonríe hasta que ve la silueta tras de él…


      v   

--- Hola… eh… ¿Cómo estás?- Sol saluda un poco nerviosa, sabe que no les agrada a las amigas de Luna y aunque sabe que también son amigas de Frank, Luna ejerce una gran influencia sobre ellas, la actitud de Violet es un ejemplo de ello.

 Al inicio Violet no la trataba ni bien ni mal, eran conocidas y tenían de amigo en común a Frank, pero desde que el pasaba más tiempo con sus amigos de arquitectura que con las amigas de su hermana, ellas no habían tenido la oportunidad de hablar, fue días después de mudarse a la habitación de Luna  que ella y la otra chica bajita  la comenzaron a tratar con indiferencia. < Seguramente Luna les dijo barbaridades de mí > pensaba, y no estaba muy lejos de la realidad.

--- Hola, bien ¿y tú? – Violet le responde sin mucho interés y con mucha seriedad, ya de por sí no ha sido el mejor de sus días, y ahora que necesita contarle sus problemas a alguno de sus amigos, Frank decide invitar, sin consultarles, a su “amiguita nueva”… <Perfecto, no puede ser más perfecto… Mi día no podría ir mejor> se lamenta mentalmente.

--- Bien, bueno bastante preocupada, es mucho lo que hay que estudiar para los finales… yo ya termine con cálculo pero química no es nada fácil y con tantos nombres que debemos aprender, pero ya solo me faltan 20 de los 100 que nos dejaron en la actividad… - < ¡Cállate Sol!> se reprende ella misma, pero no lo puede evitar, siempre que siente el ambiente tenso comienza a hablar y  este es uno de sus ataques de verborragia.

--- Sí, todos tenemos mucho que estudiar, pero olvidémonos de eso por hoy, vamos a divertirnos un poco ¿no?- Interrumpe Frank, y les regala a ambas una fenomenal sonrisa para calmar los ánimos, puede ver la molestia de Violet que viaja en ondas de energía hasta Sol, y el nerviosismo de Sol que se revela en sus ataques de palabras sin fin.  Ninguna de las chicas contesta.- Y ¿Blanca? Pensé que estaría aquí… mi hermana dijo que nos encontraría en la ciudad que antes tenía que terminar un trabajo.

--- Creo que es bastante obvio que Blanca no está aquí- Violet rueda los ojos- saben creo que ya perdí el ánimo para ir a comprar, mejor me regreso y ustedes esperan a Blanca, o se van solos, como quieran- Toma su bolso y se dispone a irse, pero Frank la detiene.

--- Hey ¿Qué pasa? – Frank la toma del brazo y se apartan un poco de Sol- ¿Estas bien? ¿Tanto te molesta que haya traído conmigo a Sol? Ella estaba un poco deprimida y no podía dejarla sola, pero si te sientes muy incómoda…- Violet le hace un gesto para que pare.

--- No es por ella, bueno un poco… eres como su perro faldero, siempre andas detrás, perdóname que sea tan honesta pero así se supone que sean los amigos, en fin, no me siento bien. No te preocupes, solo iré a mi cuarto a terminar de estudiar.- Violet  puede ver el desconcierto en la cara de su amigo, pero no desea explicárselo.

--- Y vas a ir a tu cuarto a revolcarte en tus propios ácidos estomacales, eso es muy patético, discúlpame que sea honesto pero así es como se supone que son los amigos- Violet lo golpea en el estómago y le lanza una de sus miradas de asesina, pero él tiene razón < si es patético > .

--- Bien me quedo, pero lo hago porque quiero hacerlo no por tu “honestidad brutal”… y la próxima vez que quieras traer a tu “amiga” avísanos- La chica camina de nuevo hacia la banca donde Blanca acaba de llegar.

Frank sonríe y le dice mientras caminan, << es buena, solo dale una oportunidad>>. Ella finge que no lo escucha, no está de humor para darle oportunidades a nadie.

       v   

Al inicio realizan las compras en silencio, van al gran centro comercial de la ciudad y luego a las tiendas pequeñas que hay en el centro. Blanca quiere comprarle una antigüedad a su madre y hay una famosa tienda en los alrededores de la plaza, todos han comprado ya varias cosas y al pasar los minutos el ambiente se vuelve menos tenso que al inicio, caminan de dos en dos, Blanca y Violet al frente y detrás Sol y Frank, pero luego Sol intenta acercarse un poco a Blanca y ella que no está acostumbrada a rechazar la conversación de nadie pronto acaba riéndose de alguna broma que sol hace sobre algún artículo.

Pronto parece que todos fueran amigos, excepto Violet que si bien ya no se ve tan molesta como al principio, sigue teniendo la mirada distraída como si su mente vagara en otros rumbos.

<< ¿Quieren café? Yo invito >> Frank lo dice al pasar por un Starbucks y todas aceptan al unísono. Se sientan en una mesa de afuera del local mientras Frank va por la orden y las chicas esperan.

--- Hay no lo puedo creer, deje una de mis bolsas en la última tienda, ¡rayos!- Blanca se levanta rápidamente y sin esperar la respuesta de las otras muchachas sale corriendo de la cafetería.- Regreso pronto.

No pueden evitarlo y las dos chicas ríen de la actitud de Blanca. << ¿Qué es lo gracioso?>> pregunta Frank con la bandeja en las manos, en la que lleva dos capuchinos, un frozen de moca y un refresco de mora, con tres pedazos de pastel de chocolate y uno de caramelo. << Blanca salió como loca a la última tienda, olvido una de sus bolsas… que raro >>  responde Violet, mientras le ayuda a acomodar la orden en la mesa. El chico también ríe << esperemos que no tarde mucho o su frozen se derretirá, o su pastel desaparecerá… >> pone  frente a Sol el refresco y el pedazo de pastel de caramelo. Es hasta ese momento que ella cae en la cuenta de que no le dijo lo que quería para ella, porque se detuvo a hablar por celular justo cuando entraron al local. << Oh… Gracias, se ve muy rico>> dice sonriendo y piensa en lo mucho que la ha aprendido a conocer ese chico de mirada bondadosa, ella no toma café y prefiere el caramelo al chocolate, pero solo lo menciono una vez que comieron juntos en un lugar parecido < tengo mucha suerte de tenerte como amigo…> piensa Sol mientras lo mira, << De nada>> dice él  y le dedica una mirada que Sol no comprende, pero solo dura un segundo. El timbre del celular de Frank suena y el responde << Hola, ¿Qué?>> ríe mientras habla << Ok, voy para allá, tranquila, si quédate ahí, ya voy>>.

--- Luna está perdida, no sabe muy bien en que calle se bajó del autobús… los estragos de no salir mucho del campus- Todos ríen al escuchar eso- Está a unas calles, regreso pronto… ah y no hablen con extraños. Ambas ruedan los ojos con la última broma y él sonríe y sale del local dejando a Sol y a Violet solas.

Sol habla después de un tiempo <<Hmm… me gusta la bufanda que compraste, ¿es para tu mamá? >> La bufanda fue una de las primeras compras que hizo, y Sol había notado el esmero al elegirla.

--- No, es para mi abuela, vio una parecida en una revista y creo que le gustara- Violet sorbe de su café y come un pedazo de pastel, mientras observa a una pareja de novios que se sientan a unas mesas del lugar.

Sol vuelve la mirada hacia la misma dirección e inevitablemente suspira << Es muy complicado ¿verdad? … al inicio todo parece encajar y luego simplemente algo pasa y comienzas a discutir por cosas tontas, hasta que acabas diciendo algo que no quisiste decir >> Sol habla más para ella que para su acompañante, pero sus palabras llaman la atención de Violet.

--- Si es complicado, pero creo que uno siempre le echa la culpa al otro, nadie acepta sus errores… y luego están las mentiras- Ahora es Violet la que suspira y come otro pedazo de pastel.

--- Esas son las peores, aunque debo decir que todos nos guardamos cosas y las decimos en el peor momento, al menos es lo que me pasa a mí- Sol juega con su celular en donde tiene de fondo de pantalla una foto con Santiago, su novio, con el que no ha hablado en una semana desde su última pelea, no recuerda muy bien el motivo pero últimamente todos se reducen a que Santiago nunca tiene tiempo para salir con ella, y cuando él tiene tiempo ella está ocupada.

--- ¿Es el rubio de la fraternidad? … Él es tu novio ¿no es así? , no lo veo desde hace días en el edificio- Sol asiente y toma un poco de refresco.

--- Sí es él, estamos… distanciados, él quiere un tiempo para pensar y no sé si sea lo correcto… un tiempo suena a que él no está seguro de sus sentimientos- Sol juega con la servilleta, no habla de este tema con casi nadie, se lo mencionó a Frank pero él es un chico y no piensa que pueda entender del todo como se siente, y a Luna de la que , sorprendentemente, se ha comenzado a hacer amiga desde que descubrió el “secreto de los viernes” , pero Luna lo resolvió todo con un < déjalo, es un idiota, solo quiere salir con otras con tu permiso … puedes conseguir a alguien mejor> la cuestión era que ella sabía eso, pero lo seguía queriendo y quería que su relación funcionara fuera como fuera, no quería a nadie más, quería a Santiago.

--- Tiempo para pensar… si como no, ¡todos son unos idiotas! Pero nosotras tenemos la culpa por enamorarnos, pierde el que quiere más, ¿o no es así como dice el dicho? – Contesta Violet mirando como la pareja de novios se toman de la mano para luego desviar la mirada.

--- No es un dicho, es una frase célebre pero no recuerdo de quien… no importa, lo importante es que es cierta- Sol mantiene la mirada fija y triste- cuando lo conocí pensé que todo estaba destinado, que era como el indicado y todas esas cursilerías.

Violet ve que la chica también tiene esa mirada de corazón roto, y por alguna razón desconocida tiene un ataque de sinceridad.

--- Bueno yo nunca he sido del tipo de chica que cree en el príncipe azul, pero sí cuando conocí a William todo parecía encajar, todo era perfecto, nos encontrábamos por casualidad en muchos lugares de la ciudad y Vancouver no es una ciudad pequeña. Teníamos dos o tres amigos en común en el colegio, pero él iba un curso arriba del mío así que estaba a punto de graduarse e ir a la Universidad, le pidió mi número a uno de nuestros amigos y luego mi amigo me pregunto, yo dude, pero se lo di . Y en resumidas cuentas aquí estamos casi dos años después, peleados, separados  por un mar y la mitad de un continente… el me apoyo al decidir estudiar en el extranjero, dijo que nada cambiaria pero lo hizo, cambio. Al inicio nos llamábamos todos los días, platicábamos por Facebook y hacíamos video llamadas por skype, pero luego los exámenes y las tareas nos consumieron a ambos y pasábamos algunos días sin saber nada del otro, de cualquier manera confió en el, es decir, confiaba en él. Hace una semana revise su cuenta en Facebook, es decir, su muro y habían unos fotos recientes que yo no había visto… eran de una gira, ah sí lo olvidaba, es músico, bueno… está en proceso de serlo, tiene una banda con sus amigos del colegio y se presentan en algunos bares y restaurantes, pero esta vez fue una especie de gira, fuera de la ciudad, no me lo dijo, tampoco me dijo que las amigas de sus amigos habían ido… y le reclame, luego él dijo que me lo menciono en una conversación por el chat, ¿tú crees? , “Estoy alistando los instrumentos para la otra semana, estoy emocionado” ¡eso no significa nada! Y después me acuso de desconfiar de él, ¡DESCONFIAR DE EL! , fue el quien mintió y ¿yo la que debo pedir disculpas? ¡Pero que ni crea que será así! Discutimos hoy le dije que se terminó, y no lo llamare. ¡NO LO HARE!- Violet pego un golpe en la mesa, sobresaltando a Sol que no había dicho nada aún.

--- Wow… por lo que me has contado tú no tienes la culpa de desconfiar, él dio pie a eso, no lo llames, pero… ¿Qué harás si él lo hace? – Sol comprende que sus problemas con Santiago son en este momento mucho menores, porque ella lo tiene ahí, cerca y Violet es muy valiente al mantener su relación con su novio aún en la distancia.

--- No le responderé… o no lo sé, ya no quiero pensar en él. Que haga lo que se le antoje. – Sigue comiendo lo que le queda de la porción de pastel.

--- Me parece que se quieren mucho, quizás él no te lo dijo porque sabía que tenías otras cosas en que pensar, y tu dijiste que ambas partes tenían la culpa y ninguna aceptaba sus errores. Dale tiempo, cuando descubra que no quiso decirte todo lo que dijo entonces podrán hablar con tranquilidad- Sol sonríe y nota que Violet se relaja un poco. – Todo se arreglara. Pero mientras muéstrame ese catálogo de ropa que tomaste del almacén, aún no me compro nada nuevo.

--- Ah, sí claro… hay unos diseños que no me los pondría ni loca, algunas veces no entiendo a los europeos- Dice Violet sacando la revista.

--- Sí los europeos todos están locos- dice Sol riendo, pues ella es europea.

--- Hay perdona, no tú, es decir, tú te vistes bien, no quise…- Violet se apena al darse cuenta del comentario que hizo, pero se despreocupa al ver que la otra chica no parece molesta.

--- No te preocupes, a veces también yo pienso lo mismo, mira a esa chica por ejemplo… Quizás se levantó por la mañana y en vez de su vestido tomo prestada la cortina. – Ambas vuelven a ver a una chica que camina por la plaza con un vestido hasta los tobillos que parece que se la tragara en cualquier momento por lo grande que le queda.

Violet ríe, << Si y creo que tomo prestados los zapatos de su hermano el amante del rock metálico >>, la chica también lleva unas botas al estilo rock pesado. Luego de eso todo la tensión se ha ido, y hablan fluidamente sobre la revista de moda, luego sobre la comida, la facultad y los maestros, Violet se da cuenta de que la chica que tiene al frente no es para nada la que ella tenía un mal concepto, recuerda las palabras de Frank << es buena, solo dale una oportunidad>> . Ven que Blanca regresa muy colorada por el esfuerzo de correr, y antes de que llegue a la mesa, Violet dice << Gracias... y espero que las cosas con Santiago también se arreglen>>, Sol no puede contestar pues Blanca se incorpora como torbellino.
  
             v   

Luego de comer, y cuando están todos reunidos, pasean por la plaza en donde el sol se ha puesto desde hace más de una hora. En el camino todos hablan animadamente, incluso Luna y Sol, que para sorpresa de todos se llevan mucho mejor, al menos ya no parecen candidatas a asesina y víctima de asesinato. Luna, luego de golpear repetidamente a su hermano por burlarse de su aventura por las calles de la ciudad en la que se perdió, les cuenta que Hiroki y ella han obtenido los mejores promedios de su clase, quizás ella un poco mejor que Hiroki pero no lo dice sino hasta que su hermano lo pregunta. Además luego del triunfo de la exposición siente que nada puede ir mejor.

Ya que la noche es joven y Violet lo último que quiere es regresar a su habitación a sumirse en los pensamientos que le aquejan sobre la pelea con William, propone a todos ir a una discoteca cercana al lugar donde se encuentran, al inicio a nadie le convence demasiado la idea pero gracias a la insistencia de la chica terminan cediendo ante su propuesta, de cualquier manera, siempre es bueno olvidarse de la realidad bailando, piensan todos… todos excepto Luna.

La discoteca es un edificio sin ventanas y cuya puerta al estilo teatro está custodiada por dos guardias, ambos hombres son altos y muy robustos, junto a ellos se observa una fila de más o menos treinta jóvenes, todos con el mismo objetivo, entrar a aquel lugar que tan famoso se ha vuelto. Luna sonríe satisfecha, con aquella fila tan larga ninguno querrá quedarse y tendrán que regresar a la facultad, ella no es aficionada al baile, a decir verdad no es fanática de ninguna actividad física y si se hace un público mucho menos…<< Bueno, lo intentamos, vámonos que se hace tarde…>> dice dándose la vuelta y esperando que todos la sigan, pero al volver  su vista hacia atrás no ve a nadie, las chicas y Frank están hablando con los guardias, < M%$%?%$, ¿pero qué hacen? …¡¿no estarán sobornando al de seguridad?!, genial ahora tendré que quedarme sentada gran parte de la noche tomando agua embotellada… porque no estoy loca para beber algo de este sitio> se lamenta mientras se acerca a sus amigas y a su hermano.

--- ¿Y porque ha venido solo señor? – es el guardia de la derecha quien lanza la pregunta a Frank.

--- ¿Solo? Pero que dice Tom, ahora me acompañan solo señoritas, soy un hombre afortunado- contesta el aludido con un tono especialmente cortes, el mismo que usa cuando quiere conseguir algo de alguno de sus catedráticos.

--- Hmmm… lo digo por sus amigos, no viene con ellos y sabe qué sino trae su credencial no puedo dejarlo pasar- Las chicas abren los ojos asombradas ante las palabras del hombre de seguridad, pues da a entender que Frank ha estado ahí otras veces con sus amigos, Sol solo sonríe al ver la expresión de sus amigas, ella sabe de sobra que Frank visita ese y otros lugares exclusivos, es un chico popular y  sus amigos son todos de la fraternidad Bheta <chicos engreídos, guapos y ricos> piensa Sol.

--- Sí lo sé, usted cumple su trabajo pero vamos que nos conocemos, mis amigos vendrán después y no se sentirán felices si saben que nuestras amigas- lo dice señalando a las muchachas- están pasando frío porque  se me olvidó la credencial en casa- el hombre piensa un poco, sabe que esos chicos son difíciles porque si alguno de ellos lo quisiera podría perder su trabajo, nunca ha pensado eso de Frank que se ve mucho más amable pero no puede arriesgarse.

El otro guardia le susurra algo que los chicos no pueden descifrar y ante lo cual el hombre finalmente dice: << Que sea solo por esta vez, para la próxima no olvide su credencial y que con ella solo podrán entrar usted y su novia>> hace un gesto con la cabeza apuntando a Sol que se sobresalta un poco y luego repara que está muy cerca de Frank y además le toma de la mano, es un gesto de confianza que de un tiempo para acá repiten frecuentemente, no ve malicia en ello; sin embargo, el guardia sí ha malinterpretado la situación.
--- No se preocupe, lo recordare, muchas gracias- dice Frank mientras da una palmada en el hombro del seguridad- Vamos, adelante- les dice a las chicas para que caminen cuando la cinta de la entrada se ha abierto.

Sol y él entran al último, la chica lo suelta de la mano para tomarlo por el brazo. Frank nota su incomodidad por el comentario del hombre y que seguramente ella esperaba que él corrigiera, no sabe porque no lo hizo… o lo sabe pero no es momento de pensar en eso.

Las luces son cegadoras en un primer momento, después sus ojos se acostumbran. Los colores de las luces son llamativos, hay bastante oscuridad en ciertos lugares  y la música alcanza volúmenes estridentes. El lugar es muy amplio hay una barra de bar en el fondo, varias mesas en la segunda planta y muchísima gente por todos lados con copas y vasos con lo que seguramente no es jugo de naranja, suena “Titanium” justo cuando entran que es mezclada por un DJ que se encuentra en una tarima.

--- ¡Vamos a la barra! – Grita Violet para que los demás la escuchen- ¡Entremos en calor!- sigue diciendo mientras camino abriéndose paso con dificultad entre la gente.

Llegan a la barra y todos piden algo, Violet un Daiquiri, Frank  un Manhattan, Sol se decide por una margarita y Blanca una soda. Luna solo se sienta mirando desconfiada a todas partes, definitivamente ese no es su ambiente. El alcohol no tarda en hacer su efecto y hace que todos se sientan desinhibidos y simpáticos. << A bailar>> grita Violet una vez más halando a Sol para que la acompañe, Sol no ha ido a muchas discotecas, solo a dos o tres con sus amigas del colegio y es la primera vez en la Universidad a pesar de todos los ruegos de Karlhy, nunca le apetecía pues las Alfa iban en grupo y hacía meses que ella ya no pertenecía a él.

--- Yo iré luego- responde Sol en elevado tono de voz, no se siente especialmente cómoda en ese lugar que sabe que Santiago frecuenta, y con Santiago todo es complicado, no quiere crear un nuevo problema con él, aunque ahora toda su relación parece más bien un problema, ella aún guarda la esperanza de que las cosas mejoren.

Luna se siente complacida de no estar sola en la barra, la única que se ha perdido en medio del hormiguero de personas es Violet, Blanca bebe la soda tranquilamente a su lado y Frank intenta animarla para que  baile, pero se da por vencido al ver su cara de fastidio, Sol parece un poco desanimada de un momento a otro, pérdida en sus pensamientos…<Apuesto a que es por el idiota de su novio… si yo fuera ella hace mucho que hubiera terminado con eso> piensa Luna mientras toma un sorbo de agua embotellada, decide que sería un buen momento para molestarla y siguiendo su impulso cierra la  botella y baja de su asiento.

En ese momento comienza a sonar “Give me everything” y ve como su hermano se vuelve hacia Sol y le pide que bailen, ella se niega al principio alegando que está cansada por la tarde de compras, pero como siempre se rinde ante la súplica de Frank, es algo que le ocurre a todo el mundo excepto a ella.

 Lo conoce demasiado como para caer en sus encantos…< aunque últimamente no hablamos casi nada, se pasa todo el tiempo entre cuadernos, deporte, sus amigos y… Sol> los observa desde lejos, la canción va casi por la mitad y ambos se sincronizan como si fueran uno solo, nota la sonrisa de su mellizo, la mirada que le prodiga a la chica y esa espantosa luz que parecen irradiar ambos. Se asusta. Su hermano no puede enamorarse, es decir, si puede, pero no sin su consentimiento, porque Frank sigue siendo suyo primordialmente y quien se lo lleve tendrá que tener su bendición, y en conclusión Sol no la tiene, no es que sea una mala chica, ya descubrió que no es tan mala como pensaba pero…< ella está enamorada de Santiago y solo ve a mi hermano como su paño de lágrimas, tengo que hablar con Frank… o quizás solo sea mi imaginación, ojala solo sea eso> Luna suelta el aire y de repente se da cuenta que Blanca no está, <ahh… era ella la que escuche decirme algo hace segundos… no le puse atención, no creo que se pierda> vuelve a ver hacia su hermano y Sol, pero ellos también han desaparecido, se pone de pie para tener un mejor ángulo de visión pero no los ve. Un escalofrió le recorre el cuerpo cuando alguien toca su hombro.

--- Que sorpresa, nunca te había visto por aquí- dice en voz alta un chico de ojos rasgados que toma asiento junto a Luna.

--- Ah, hola- contesta la chica tratando de aparentar desinterés, cuando en realidad su corazón late desembocado por el susto.

--- Parece que a los dos nos dejaron sentados- Hiroki le prodiga una simpática sonrisa.

--- Aja- Luna responde mirando hacia todos lados en busca de sus amigas o su hermano, ya ha estado varias veces a solas con su compañero de clase, pero sus principales temas de conversación habían sido las tareas, actividades, maestros y una que otra trivialidad.-¿No te están buscando tus amigos? – le pregunta luego de ver que el chico guarda silencio unos segundos. Vuelve su mirada hacia él y sus ojos se encuentran, Hiroki no habla porque la está observando, ambos se ruborizan.

--- Eh, no- gira su rostro hacia adelante tratando de calmarse- ellos están por allá- señala con el dedo índice hacia el otro extremo del lugar- y no creo que les haga falta- levanta una ceja que invita a pensar qué clase de cosas estarán haciendo sus amigos.

--- Oh… ¿tus amigos son una pareja de novios?- Luna mueve la cabeza de izquierda a derecha para mostrar su desaprobación, se tenía que estar muy desesperado para salir con una pareja a una discoteca.

--- Bueno, tanto como novios no lo sé, somos tres, siempre hemos sido tres… nos conocemos desde que éramos niños, pero ellos tienen un vínculo especial, y yo siempre he pensado que terminaran casados, Amber es buena para él- le explica Hiroki mientras le pide algo de beber al mesero de la barra.

<Amber, claro ella es su amiga> Luna recuerda a la chica enfermiza que falto tanto a clases, pero que siempre presenta sus trabajos, ella piensa que eso es gracias a la ayuda de Hiroki que la trata como si fuera una invalida. No había cruzado demasiadas palabras con ella, solo las necesarias, por alguna razón no le terminaba de parecer una buena persona y la sorprendió mucho que no estuviera presente en la exposición de final de curso <que fue todo un éxito> se repetía cada vez que podía, realmente había sido un día muy especial… Alex había estado ahí.

--- ¿Y los tuyos? ¿Te trajeron aquí sabiendo que no bailas? – Hiroki vuelve a tomar la palabra pues Luna se ha quedado en silencio demasiado tiempo.

La chica sale de sus pensamientos de golpe, cuando <Alex> llega a su cabeza es muy difícil que siga el hilo de una conversación. --- Sí, son los peores amigos del mundo, pero no tengo a nadie más, así que tendré que aguantarme – responde con el mismo tono plano de siempre. Hiroki aún busca la manera de hacerla sonreír, la ha buscado durante todo el semestre y se está desesperando, pero tiene que calmarse si no quiere alejarla.

--- Bueno, por suerte yo te encontré- el chico sonríe dejando ver sus dientes alineados y blancos.
Luna no entiende porque alguien como Hiroki aún no tiene novia, al inicio pensaba que Amber lo era, pero luego se dio cuenta que no había ninguna intensión romántica entre ellos. Lo observa algunos segundos cuando él sonríe, es guapo, alto, delgado pero fibroso, tiene buenos modales, de hecho los mejores que ha visto después de los que posee su hermano; es de platica agradable y muy atento. Le entran ganas de hacerle plática, será como su obra de caridad del día.

--- Sí, quizás sea la suerte… hmmm, no te felicite el otro día, por tu promedio- No lo había hecho porque salió muy de prisa ese día, tenía que llegar a su siguiente clase. ---Felicidades-.

--- Gracias- la cara del muchacho se ilumina- tampoco yo lo hice- porque ella salió corriendo del salón y no le dio tiempo- felicidades a ti también, y tu llevas el mayor mérito, los trabajos grupales siempre fueron los mejores.- a Luna le gustaba que la adularan, él estaba comenzando a conocerla mucho mejor de lo que ella se imaginaba.

Una sonrisa está a punto de instalarse en su rostro ante el comentario de su compañero, pero alguien la zarandea de improviso.

<<¡Luna!>> Blanca esta roja y jadea por el cansancio. <<Violet me secuestro, venia de regreso del baño y ella hizo que bailara, lo siento por dejarte sola>> la recién llegada vuelve hacia la dirección de Hiroki y saluda con la mano.